Vacaciones

Verano responsable con nuestros hijos

Las vacaciones nos brindan la oportunidad de relajarnos y disfrutar en familia.

Por eso, es importante promover una sana convivencia con nuestros hijos:

  • Abramos las puertas de nuestra casa para que armen programas con amigos, bajando expectativas sobre orden, limpieza y ruidos molestos. Siempre es mejor que estén en casa o en la de un amigo conocido antes que en la calle.
  • Brindémosle variantes nuevas de libertad y autonomía durante el día, recordémosle que no se disfruta sólo de noche.
  • Compartamos todos los días al menos un momento en familia. Puede ser una comida, una película o programa de TV, un juego, etc.
  • Busquemos oportunidades para hacer salidas juntos: ya sea un deporte, caminatas, museos, cine, o ir de compras.

Recordemos también que deben recibir de nuestra parte límites y normas claras:

  • Dialoguemos sobre los riesgos del consumo de tabaco, alcohol y drogas. Estemos atentos a la venta de alcohol a menores en kioscos, almacenes y en supermercados.
  • Respetemos los horarios y las condiciones de salida permitidos durante el año, no hay razón alguna para variar los mismos.
  • Recordémosles que, en caso de salir, tengan siempre el celular a mano y con batería para que puedan contactarnos ante emergencias.
  • Por más que nos encontremos en la playa, evitemos que las motos, cuatriciclos y autos sean conducidos por menores.
  • Pidámosles que no hagan “dedo” ni dejen que nadie extraño los acompañe a casa.
Prevención Dengue

Prevención del dengue, chikungunya y zika

Las tres enfermedades se desarrollan a partir de la picadura del mismo mosquito. A continuación, compartimos algunos consejos para prevenirlas:

Recipientes de agua:

•Eliminar todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).
• Dar vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).
• Cambiar diariamente el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada tres días.
• Mantener los patios y jardines desmalezados y destapar los desagües de lluvia de los techos.
Uso de espirales y repelentes
• Utilizar repelentes sobre la piel expuesta y renovar su aplicación cada 3 horas aproximadamente. Deben utilizarse productos que contengan DEET (N,N-dietil-m-toluamida) ya que son los más eficaces.
• Rociar también la ropa con repelente porque los mosquitos pueden picar a través de las prendas de tela fina.

Bebés y niños:

• En los bebés menores de dos meses de edad no se recomienda utilizar repelentes.
• En los niños mayores de dos meses se deben usar repelentes con concentraciones de 10% de DEET. Se recomienda leer las etiquetas de los productos.
• No permitir que los niños pequeños se apliquen ellos mismos el repelente, siempre lo debe hacer un adulto evitando aplicarlo en los ojos y bocas de los niños y usarlo cuidadosamente alrededor de los oídos.
• No aplicar el repelente en las manos de los niños, ya que éstos podrían poner sus manos en sus bocas, ni en piel irritada, cortada o quemada.
• Proteger las cunas o cochecitos de bebés con mosquiteros tipo tul al permanecer al aire libre y cuidar que permitan una correcta ventilación.

Qué hacer frente a posibles síntomas:

• Ante síntomas como fiebre, dolor de cabeza (especialmente en la zona de los ojos), dolores musculares, articulares, erupciones, náuseas y vómitos, consultar al servicio médico local.
• No automedicarse, evitando especialmente tomar aspirinas, ibuprofeno o aplicarse medicamentos inyectables ya que favorecen las hemorragias.