28-7 Día Mundial contra la hepatitis

DiaHepatitis

Las hepatitis virales son un grupo de virus que causan la inflamación del hígado e infecciones agudas o crónicas. Los más frecuentes son los virus de hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C.

La detección temprana mediante un análisis de sangre permite tratarlas y controlarlas a tiempo. 

¿Cómo se trasmiten?

Las hepatitis se transmite por el contacto con la sangre, secreciones corporales (saliva, sudor, lágrimas) de una persona infectada a otra; por tener relaciones sexuales sin preservativo; y de madre a hijo durante el parto. La hepatitis A además puede transmitirse al estar en contacto con el agua, alimentos u objetos contaminados con materia fecal. 

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las veces las hepatitis no producen síntomas y la enfermedad pasa inadvertida, por lo que sólo se la pude diagnosticar mediante análisis de sangre. Sin embargo, una persona infectada puede llegar a manifestar síntomas como cansancio, fiebre, nauseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces claras, color amarillento de piel y mucosas, entre otros. Las hepatitis B y C pueden evolucionar en formas crónicas y producir enfermedades en el hígado como cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

¿Cómo se puede prevenir?

En Argentina todas las personas pueden vacunarse de forma gratuita contra la hepatitis B. En cuanto a la hepatitis A, deben vacunarse niños de 12 meses de edad y grupos en riesgo de contraer la enfermedad, previa consulta médica. Las vacunas de las hepatitis A y B se encuentran incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación y están disponibles en hospitales públicos y centros de salud del país.En cuanto a la hepatitis C, la medicación es gratuita en hospitales y centros de salud públicos en todo el país.

Además, es recomendable:

– Realizar chequeos médicos con análisis de sangre una vez al año.
– Evitar compartir jeringas, agujas o elementos punzantes.
– Exigir materiales esterilizados o descartables al hacernos tatuajes, piercings o implantes.
– Usar preservativos desde el comienzo en todas las relaciones sexuales.
– Lavarnos las manos con frecuencia y mantener la higiene personal y del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *